punto-g-4web

Punto G. La “X” en el mapa del tesoro.

En esta nueva entrada de nuestro blog, vamos a hablaros de algo que estamos seguras que os va a interesar. El archifamoso PUNTO G.

El Punto G, es una pequeña zona localizada sobre la pared anterior de la vagina a 1 ó 2 dedos de la entrada. Y que puede producir en algunas mujeres, una gran excitación sexual acompañada de una secreción especial. La que se conoce como eyaculación femenina. Queremos llamaros la atención sobre algo de la definición y es que el Punto G no es un punto, sino una zona. Que se nota por que es más rugosa.

Se llama Punto G en honor a su descubridor, un ginecólogo alemán llamado GRÄFENBERG en los años 50.

¿Pero existe el Punto G?

Punto G

Desde entonces su popularidad ha ido aumentado sin parar. En parte alimentada por los datos poco concluyentes sobre su existencia o no de dicho punto. No existen estudios que demuestren sin ningún género de duda la existencia de tan fantástico punto. Pero tampoco los hay que demuestren lo contrario; la no existencia.

Esto es un caldo de cultivo para que se mitifique dicho punto. Es como la existencia de los OVNIS, EL DORADO, EL YETI etc., que hace que salgan caraduras y aprovechadores para que se consiga tener el punto G. Incluso con intervenciones quirúrgicas que son peligrosas y poco recomendables. Por favor no hagáis caso de fórmulas y pócimas maravillosas que os prometan potenciar o conseguir el Punto G.

Hay estudios que dicen que existir, existe el Punto G pero que no todas las mujeres lo tienen y que no todas las que lo tienen pueden llegar a encontrarlo. Porque si en algo están de acuerdo los estudios (y ya es algo) es que está muy escondido y es difícil encontrarlo.

Así lo que nosotras os proponemos es un juego divertido para ti y tú pareja. Es como la búsqueda del Tesoro, pero se va a llamar “La Búsqueda del Punto G”. Tenéis que partir de la premisa que a lo mejor no lo encontráis pero algo si os garantizamos y es que os lo vais a divertir buscándolo. Y al mismo tiempo salís de la rutina en la que a lo mejor estáis sumiendo vuestras relaciones. Que si habéis seguido este blog genera fuente de conflictos en nuestra pareja.

¿Cómo encontrarlo?

Ya os hemos dicho donde supuestamente se encuentra. Os recomendamos que primero lo busquéis solas, para luego “dar pistas” a vuestra pareja; la dificultad o trabas que le queráis poner para que lo encuentre lo decidís vosotras. Si queréis que lo encuentre pronto o que de “un rodeo” por vuestro cuerpo que también puede estar bien. Si no lo encontráis solas, no os preocupéis. Le decís a vuestra pareja que os ayude a buscarlo, que a lo mejor entre 2 es más fácil.

Os vamos a dar una guía, según quienes se lo han encontrado dicen que después de haberse introducido el dedo en la vagina, encuentra una zona (unos 4 centímetros) menos lisa. Y que después de frotarla un tiempo, sienten ganas de orinar, la piel se hincha y se endurece debido al flujo de la sangre. Y  así conseguir el orgasmo. Unas lo han encontrado inmediatamente y a otras les ha costado más trabajo. Y ya sabéis que otras no se lo han encontrado, pero todas se lo han pasado bien buscándoselo.

Una vez que te lo has encontrado tu sola, le puedes decir a tu pareja que lo haga. Que lo busque con el dedo o con su pene. Como tú sabes dónde está puedes guiarle o bien darle pistas, jugando a “frio- caliente” según se vaya acercando o alejando.

Posturas

Punto G

La búsqueda del Punto G ha generado tanta expectación que se han descrito las posturas que más favorecen el encontrarlo. Y os vamos a sorprender. Una de las posturas que más lo favorecen el hallazgo de “la X en el mapa del Tesoro” es la del Misionero, postura muchas veces denostada. Así quien la practica puede que ya lo haya encontrado.

Otra postura es tú encima de tu pareja, acostada sobre ella dirigiendo el movimiento del pene. También se puede sentar como más cómodo este y tú te sientas encima de sus muslos y te mueves a tu propio ritmo. La del Perrito también favorece el encontrar el Punto G.

Si tu pareja no es un hombre, no te preocupes puedes guiar el dedo de tu compañera o ayudaros de juguetes sexuales que deben tener extremos curvos o los que ofrecen doble estimulación. En cualquier sex- shop os dirán cual es mejor e incluso ya los venden diciendo que estimulan el Punto G. Esto lo podéis hacer todas, con o sin pareja.

Esperamos que os haya gustado y esperamos vuestros comentarios y recomendaciones